Subida al Vellón 2010

Esta vez el 'Álvarez' que ponía en la ventanilla era sólo 'virtual'.


Un año más nos animábamos a hacer esta subida que está cerquita de casa para entrenar un poco de cara al Rallye Comunidad de Madrid-Race que se disputaba una semana más tarde.

La subida tenía lugar nada menos que el 20N por lo que Rafa tuvo una disyuntiva importante al tener que elegir entre ir al Valle de los Caídos o correr la subida. Finalmente su amigo Javier Oyarbide le convenció para que se fueran juntos a la subida. Jejejejeje!!!!

Nuestro común amigo Efi no iba a poder correr y ni siquiera hacernos la asistencia, porque se iba al Campeonato de Europa de Turismos en Estoril con todos sus medios técnicos y humanos.

La verdad es que para una subida tampoco se necesita mucho personal ni material, pero sí es importante la infraestructura para el catering y las bebidas, jejejeje.


Javier Oyarbide, Rafa y la asistencia: Cristofer y Miguel.

Así que tuvimos que buscarnos la vida en el aspecto asistencial. Llamamos a nuestro amigo Cristofer Macías, que junto a su amigo Miguel estuvieron dispuestos a echarnos una mano. Conseguimos una furgoneta del hermano de Rafa y con la carpa de Javier y unas ruedas de agua para cada uno nos fuimos a El Vellón. De camino para allá diluviaba. Según Javier la predicción era que a las 9 de la mañana dejaba de llover. La verdad es que dudábamos de semejantes previsiones porque a las 9 menos diez caían chuzos de punta… pero, efectivamente, a la 9 dejó de llover y no solo eso, sino que amaneció un día precioso.

Se presentaban 35 inscritos a la subida. La mayoría de ellos habituales de las subidas, como los hermanos Castro (Goyo y Ángel) con sus pepinos; Jesús García (esta vez no corría el hijo) con el Mitsu atómico (sin brida); Pedro Flores, Alex Martín y Diego Díaz, todos ellos con Clío; y otros no habituales como José Marbán con su WRC, Fernando Navarrete con su incombustible Porsche y Rafa con el Civic. Lamentablemente no esta Efi. Sin él la subida no tiene mucha motivación para Rafa. El año pasado se picaron y la última subida de carrera iban los dos “devoraos” para ganarse.

A pesar del sol de la mañana el suelo está muy mojado. Tenemos dudas de qué ruedas poner para la 1ª subida, la de entrenamiento. El coche lo llevamos calzado con A00, es decir, una goma blanda. A medida que pasan las horas la pista se iba secando. Decidimos salir con las 00 e intentar calentar lo mejor posible los neumáticos, cosa difícil, ya que no se pueden hacer “curvas”. Lo hacemos a base de acelerar y al tiempo frenar con el pie y con el freno de mano (para calentar atrás). El calor de los discos se transmite a la llanta y de ahí el neumático. Sin ser un sistema muy eficaz sí calentaba algo las gomas.


Castigando los cantos de las ruedas delanteras y levantando pata en la 2ª paella.

Y nos lanzamos a la primera subida. El coche va muy bien, corre mucho y se sujeta a pesar del suelo y los neumáticos fríos. La parte de abajo está un poco húmeda porque es muy sombría; a lo largo de la mañana irá mejorando. Rafa negocia la paella de abajo sin problema y al llegar a la de arriba se anticipa mucho en la frenada recordando el sustillo del año pasado, en que, debido a los neumáticos traseros demasiado duros y por tanto muy fríos, el coche se fue de atrás al frenar demasiado tarde hasta impactar con el guardarrail.

La parte intermedia de la subida está seca mientras la parte final tiene varias zonas deslizantes.

Llegamos al final con un tiempo de 2,37,78 que nos coloca 8º de la general a 2 seg. de Alex Martín y 2 seg. por delante de Diego Díaz, es decir, estamos entre los Clíos. El mejor tiempo lo ha hecho Marbán con 2,23,13.

Nuestro amigo Javier Oyarbide ha hecho 2,53,60 que le sitúa segundo entre los clásicos deportivos, por detrás del Simca 1000 de Jorge López.


Rafa saludando a la afición.

Después de que el último coche llega arriba, todos bajamos neutralizados hasta la salida. Es el momento de saludar a la afición. Y entre ellos están Carlos “Alcárez” y su hijo Iván, que se lo está pasando bomba.

Llegamos a la asistencia y nos planteamos cambiar de ruedas, pero el suelo se está secando rápidamente y creemos que no es necesario cambiar; seguiremos con las 00.

De cara a la 1ª subida de carrera hay que correr más. Con el piso más seco, Rafa considera que debe mejorar al menos medio segundo por kilómetro.

Pues allá vamos: 5, 4, 3, 2, 1 fuego. Rafa sale como un cohete. Tras el puente del principio, hay que frenar en apoyo y el Civic se cruza, pero sin mayor problema Rafa sigue “p’arriba”. En la frenada de la 1ª paella también se descoloca un poco el coche, pero viene bien para trazar la curva mejor. En la 2ª paella ya se apura un poco más la frenada. El coche agarra bien. Llega a donde están Carlos e Iván que le hacen gestos para que corra más, jejejejeje.

En la frenada de la curva parabólica a derechas el coche también se descoloca moviéndose a derecha e izquierda y algunos de los espectadores que están por fuera del guardarrail, saltan al campo. Jejeje, qué “cagaos”.

El coche va de cine, sube de vueltas como un rayo, llegando al corte tan pronto que a Rafa muchas veces no le da tiempo a cambiar antes de que corte encendido.


"Pancha" fue la única no estaba al loro y no hizo la foto...

Las dos curvas del final siguen húmedas y Rafa las toma con cuidado.

El tiempo ha sido de 2,33,34 que supone 4,4 seg. mejor que la pasada anterior y nos sitúa 8º de la general. Hemos superado a Alex Martín con el Clío. Por delante tenemos a Goyo Castro con el Porsche GT3 a 3 seg.

En cabeza, Marbán ha vuelto a ganar, pero ya le secunda Lombardía con el Silvercar, que en la pasada anterior tuvo problemas.

Para la última subida no hacemos ningún cambio especial. No vamos arriesgar demasiado ya que no nos jugamos nada. Vamos a mantener el ritmo de la subida anterior.

Nos ponemos a la cola para la salida y cuando faltan diez coches se para la carrera. El motivo es que un equipo ha alcanzado a otro en su subida por lo que, según reglamento, puede solicitar reiniciar su subida y así lo hace. Por tanto se para a los demás equipos que ya están subiendo y se les hace bajar a todos ellos para que tomen de nuevo la salida. En definitiva esto retrasa nuestra salida una media hora. Lo poco que habíamos podido calentar los neumáticos y los frenos se enfría y salimos a nuestra subida “helados”.

Esto se nota mucho. Ya en la salida el coche patina hasta en 3ª y se mueve mucho más de la cuenta. En la recta que hay después de las primeras curvas Rafa hace “curvas” para calentar algo las ruedas aunque suponga una pequeña pérdida de tiempo. De nuevo en la frenada de la 1ª horquilla se desestabiliza un poco, pero como ya es habitual, Rafa le tiene muy cogido el truco. Poco a poco va mejorando el grip y se puede forzar el ritmo. Las curvas del final siguen húmedas aunque la última ya la ha hecho a tope.

El tiempo conseguido es 2,33,40 o sea Rafa ha clavado el tiempo de la subida anterior. Esto quiere decir, que lo que perdió al principio por llevar las ruedas frías, lo ha recuperado en la parte media y final del tramo. Qué pena ese parón porque hubiera mejorado a lo mejor 1 ó 2 seg. Este tiempo sitúa al equipo en la 8ª posición a 2 seg. del Porsche GT3 de Goyo Castro y 1 seg. por delante de Alex Martín con el Clío. Somos segundos de clase, por detrás de Pedro Flores, que ha hecho una magnífica carrera.


Nuestro amigo Javier Oyarbide ha mejorado en la segunda subida de carrera situándose tercero de los clásicos.

En la clasificación general Pepe Marbán se ha hundido hasta la 3ª posición, siendo superado por Ángel Castro, 2º y en primera posición José Alonso Lombardía.


Una bonita y divertida experiencia que acaba en el parque cerrado degustando las ricas viandas suministradas por el restaurante Príncipe de Viana de Javier Oyarbide.

Volver

Para contactar con nosotros haz click aquí.