Rallye Sierra de Guadarrama 2008

¿Qué hay de nuevo viejos? El equipo con más moral de Madrid se ponía otra vez en marcha para realizar la última parte del campeonato, que comenzaba con el Rallye Sierra de Guadarrama. Y lo de la moral lo decimos porque no hay forma de que acabemos una carrera. Y, lamentablemente, la que os vamos a contar a continuación fue otra más de ellas…


(Foto cortesía de Alex Aguilar).

Echando la vista atrás recordamos que esta temporada corrimos allá por marzo el Rallye Comunidad de Madrid donde quedamos 9º de la general y 2º de nuestra clase e intentamos correr el Villa de Madrid, sin éxito, ya que nuestra caja de cambios dijo que no quería correr el mismo viernes cuando bajábamos el coche del camión para ir a las verificaciones.

Desde entonces le hemos hecho algunas cosas al coche:
- Le cambiamos la caja volviendo a poner la de dientes rectos de 5 marchas.
- Hicimos unos test en el INTA para probarla. La caja iba bien pero detectamos nuevos fallos en el sistema electrónico del coche.
- Nuestro experto en electrónica, Antonio, nos hizo una revisión a fondo quitando algunos de los “inventos” de los señores de Calm Competición.
- Rafa hizo la subida al Pielago (su primera experiencia en subidas), donde pudo comprobar que el coche iba bien.

Pero claro, el coche iba bien en un tramo de 5 Km. En cuando le metes un rallye aparecen los problemas. Pero no adelantemos acontecimientos.

Nos presentamos a las verificaciones el viernes 17 de octubre en Villalba. Está cayendo un chaparrón. Le pido a nuestro mecánico Javier que ponga ruedas de agua, porque aunque son las 17 h y la carrera no empieza hasta las 22 h, es seguro que el suelo va a estar mojado.

Llega la hora de la salida, nos ponemos los auriculares, probamos los interfonos y uno de ellos no funciona. Me cago en la …. Mira que no haberlos probado en el taller. Es una tarea que Rafa siempre realiza y cambia las pilas, pero esta vez se quedó sin hacer. Llevamos dos intercomunicadores, precisamente por si uno falla, así que conectamos el segundo.

- “Hola Carlos, ¿me oyes?”
- “Sí. ¿Tú a mí?”
- “También”

Pues nada, salimos del parque cerrado camino del primer tramo en la sierra madrileña.
La noche está muy fea. Llovizna y el suelo está muy mojado. Llegamos a Miraflores donde nos preparamos, nos ponemos los cascos, hans, guantes, etc. Conectamos los interfonos de los cascos.

- “Hola Carlos, ¿me oyes?”
- “¿Carlos?¿Carlos?”
Carlos no me oye, le doy un grito: “Conecta el interfono en el rojo”
Me responde: “Ya lo tengo conectado”
- “¡No me jodas! No te oigo nada.”

Nervios…empezamos a tocar todos los botones, a sacar las pilas de los interfonos a ver si hacen mal contacto. No sabemos qué pasa. Un minuto antes los auriculares sí funcionaban…

Se nos echa el tiempo encima así que salimos hacia el control del tramo de Morcuera, mientras Carlos intenta arreglar el problema, pero es inútil. No nos oímos nada porque, además, este coche hace un ruido infernal. Así que pactamos un sistema de gestos para que Carlos indique a Rafa con la mano el tipo de curva: Cada dedo será una curva. Las "6": con el puño cerrado. Los "más": dedo para arriba. Los "menos": dedo para abajo.

Tramo 1: Morcuera, Carlos a 'grito pelao' intentando que Rafa le oiga y haciendo el código de gestos improvisado con la mano izquierda, lo cual resultó ser razonablemente efectivo, pues no nos fuimos por ningún barranco abajo... En la parte final de Morcuera, en las dos paellitas, hubo que tirar de freno de mano. No podíamos defraudar a nuestro público… je, je. Pero la verdad es que estábamos muy disgustados y esperábamos un resultado malísimo.
Sin embargo en el enlace se nos acercan los hermanos del Rincón a preguntarnos los tiempos y cuál es nuestra sorpresa cuando les hemos ganado por 1 segundo. Luego comprobaríamos que habíamos hecho un 8º scratch. Increible!!!

El siguiente tramo es Cotos. Seguimos sin interfonos, así que continuamos con el sistema anterior. Es decir, Carlos desgañitándose e indicando las curvas con los dedos de la mano izquierda y Rafa con mil ojos y mil oídos para no cometer un error.
No lo hacemos demasiado mal, aunque al llegar al final y darnos el comisario el tiempo realizado, Carlos ve algo raro (ha picado 9:40 y nos han dado 10:15!), se baja del coche para reclamar y comprueban que todos los tiempos dados están mal. Más tarde deciden anular todos los tiempos del tramo. (mejor para nosotros que íbamos en inferioridad de condiciones).
En el enlace el Civic se para bajando Navacerrada, aunque conseguimos arrancar y llegar a la asistencia.
En la asistencia se arreglan los interfonos, se cambian las bujías (hay una rota) y se pone cinta en el frontal tapando el radiador, por si fuera asunto de temperatura de motor demasiado baja...

Tramo 3 (Morcuera): De cine. Una cruzada espectacular en una izquierda 5 de la subida, porque no veáis cómo estaba el tema de deslizante. Y lo propio en las paellas de abajo. Bajamos 5 seg respecto a la 1ª pasada y nos metemos 7º scratch. En la clasificación general vamos 8º.

Tramo 4 (Cotos): al principio el coche va bien. El tema está muy delicado, además un espectador ha roto el carter de su coche en una curva y está muy peligroso. Al final del tramo el coche empieza a ratear (¡oh, sí! ¡Otra vez!) hasta que a falta de 500 mts de fin de tramo SE PARA DEL TODO. Conseguimos arrancar y terminar palmando un montón de segundos.
A pesar de ello hemos hecho el 10º mejor tiempo y estamos 9º en la clasificación general y primeros de nuestra clase. Tenemos a Pita-Herrero 1 seg por delante y a Marban-Paez a 3 seg. Por detrás está ya muy lejos Peláez, que ha sufrido un accidente dañando el coche considerablemente, a 23 seg y Pueyo-Colchón a 25 seg.
En la asistencia se vuelven a cambiar las bujías, se miran los inyectores… no saben lo que pasa.

Salimos hacia el Puerto de La Cruz Verde y ya el coche no va bien. Empezamos el tramo y a unos 500 mts de la salida comienza a ratear Y SE PARA OTRA VEZ. Conseguimos volver a arrancar y terminamos el tramo. Seguimos palmando segundos a tutiplén. Una pena porque este tramo es perfecto para nuestro coche.

A continuación, casi sin quitarnos los cascos, llegamos a Robledondo. El coche no 'tira' en la subida; va como en tres cilindros. Hacemos la bajada a saco. Pasamos el puente y OTRA VEZ SE PARA. Volvemos a arrancar y terminamos el tramo con el coche en tres o dos cilindros, yo qué sé! Más segundos al saco...
Hemos perdido la 9º posición a favor de Peláez-Cristobal que han reparado el coche y van como un tiro. Todavía le sacamos 13 seg a Pablo Pueyo. No sabemos si vamos a poder aguantarle.
Asistencia: más de lo mismo.

Tramo 7, segunda pasada por La Cruz Verde: cuando nos llaman al control de salida del tramo el coche SE PARA Y YA NO ARRANCA MÁS. Abandonamos. Más tarde llega la asistencia y comprueba que los inyectores no mandan gasolina a los cilindros. Posiblemente asunto de electrónica (centralita).

El coche en grúa hasta el taller.

En fin otra carrera sin acabar. Hablo con Efi, nuestro preparador, para que le meta mano en serio al PUTO (con perdón) coche.

Nos vemos en el Shalymar.

Volver

Para contactar con nosotros haz click aquí.