Rallye Comunidad De Madrid RACE 2010


¡¡¡¡Campeonato de España!!!!

Por fin llegaba la última prueba de la temporada, que no era otra que el primer Rallye Comunidad de Madrid RACE, puntuable tanto para el Campeonato de España de Rallyes de asfalto como para el Campeonato madrileño.

Esta prueba la tenemos, bueno, la teníamos (pasado) un poco gafada porque no la hemos conseguido terminar en los últimos tres años. Así que veníamos con muchas ganas de acabar pero además de hacerlo muy bien, frente a los pilotos habituales del Campeonato de España.

La preparación de esta prueba empezó, para el coche, en los talleres de Eficar donde se ajustó bien después del Rallye de Ávila cambiando la suspensión por otra recién revisada y eliminando el cableado de la llave de contacto que se sustituyó por el típico y racing sistema de botón.

Y por parte de los pilotos, la preparación consistió en realizar la Subida a El Vellón, el fin de semana anterior al rallye.


Acudíamos sin complejos al Campeonato de España.

Nos inscribimos en el Rallye Comunidad de Madrid RACE en la categoría de autonómicos, ya que nuestro coche, un 2.000 cc Gr A no está homologado para el Campeonato de España. Pero la semana anterior de la prueba nos llama la organización -o mejor dicho la desorganización- para decirnos que nos meten en el nacional. Pues bueno, mucho mejor porque así nuestro orden de salida no será de los últimos, aparecemos en los tiempos y en definitiva nos pegamos con los pilotos del nacional. Pero cuál no es nuestra sorpresa cuando nos otorgan el número 56. O sea, que nos ponen en el nacional, pero los últimos, justo antes que los autonómicos. ¡Pues vaya plan!

Hacemos un escrito a los comisarios deportivos para que revisen el orden de salida ya que por coche y palmarés nos merecemos estar mucho más arriba, como otros años que estábamos detrás de los Clio R3 y por delante de los R2.

El miércoles y el jueves hacemos los entrenamientos oficiales. Hace un frío de mil demonios, y se prevé que el viernes y sobre todo el sábado haga aún más frío. El tramo de Navafría estaba nevado (por algo se llama así, jajaja) en su parte alta. En la carretera no había nieve pero el asfalto estaba muy, muy frío y patinaba mucho. La bajada estaba muy delicada. Así que anotamos las curvas que patinan (que eran casi todas).

Morcuera también estaba nevado pero, aparentemente, no patinaba mucho, mientras Canencia estaba también delicado, especialmente la bajada. El tramo de El Atazar, tan bonito como siempre estaba bastante bien, con asfalto seco.

Y así llega el viernes. La salida es en el glorioso Estadio Santiago Bernabéu. Allí nos esperan muchos amigos y familiares. David Lima, Manolo Calleja, Lelo, Paco, etc... nos han preparado una pancarta.


Rafa con la pancarta.

Finalmente, después de marear la perdiz, los comisarios deportivos nos colocan de nuevo en el trofeo autonómico, que fue donde nos inscribimos, por lo que salimos los cuartos por la cola pero con el nº 56 en lugar de llevar un número de trofeo autonómico.

Nos vienen a saludar los pilotos del Panda clásico que van justo delante de nosotros. Están preocupados porque les vamos a coger dentro del tramo y nos indican muy amablemente que se apartarán en cuanto nos vean llegar.

En el aspecto deportivo, en principio no tenemos ningún objetivo concreto más allá de acabar, hacerlo bien y conseguir unos puntillos para el Campeonato de Madrid, donde vamos 4º. Tenemos que vigilar a Peláez, que va por delante nuestro en el campeonato y a Domenech que va por detrás, aunque ambos van muy lejos de nosotros en el orden de salida del rallye, así que será complicado controlar sus tiempos. Como el Campeonato de Madrid es open, todos los pilotos de este rallye puntúan, así que no vamos a conseguir ningún punto por la clasificación scratch pero sí podemos cogerlos por la clase. Así que nuestro objetivo es estar lo más arriba posible en la clase, en la que nos pegamos con los R2 (hay 4, los dos Fiestas y los dos Twingos).


La salida en el Bernabéu.

En esta sección hacemos el Jarama (5 vueltas = 18 Km) y dos veces el tramo de Navafría. Tenemos dudas de qué neumáticos montar. Está claro que en Navafría tenemos que ir con lo más blando que tengamos pero, por el contrario, en el Jarama nos podemos fundir unas ruedas demasiado blandas.

Decidimos montar “ceros”. Poca presión para el Jarama ya que se calientan mucho. Luego habrá que echarles aire para el siguiente tramo.

No podemos calentar mucho las ruedas en el Jarama ya que no hay sitio, así que salimos con ellas frías y, claro, en la curva de final de recta nos pega una espantada de atrás que es controlada por Rafa; seguimos hacia Varzi, que normalmente es a fondo, pero con la ruedas frías levantamos y llegamos a la frenada de Le Mans. Hemos decidido no llevar los faros encendidos todo el rato ya que consumen mucha potencia, así que Carlos los va encendiendo y apagando según se necesitan. En la primera vuelta nos encontramos con el Panda que podemos pasar fácil en la subida Pegaso. Luego nos encontramos con el BMW 2002 de Mariano Muñoz de Dios, el cuál nos cuesta más y tenemos que esperar a pasar la chicane para poder adelantarle en la recta. Nos pegamos un sustillo al pisar el aceite que ha derramado el Alfa de Sousa al romper en Monza. Luego cogemos al Fiat de De Miguel-Arias y tenemos que volver a esperar a pasar la chicane para sobrepasarle. Finalizamos el tramo con un tiempo de 10: 57: 2, siendo el mejor tiempo entre los autonómicos y el 22º de la general por detrás de Antonio Sainz.

A continuación nos dirigimos hacia la sierra. En una gasolinera echamos aire a las ruedas y llegamos a Lozoya donde se ven muchos coches y muchísima gente.

Salimos al tramo. La parte de abajo está bien, el coche agarra. A unos 5 km de la salida cogemos al Panda, que se aparta justo en una recta por lo que no perdemos mucho tiempo. Un poquito más arriba nos perdemos en las notas; estamos medio minuto perdidos, pero Carlos encuentra en seguida las referencias y seguimos a buen ritmo. Llegando arriba empieza a patinar. En las dos curvas antes de coronar nos pegamos buenas esquiadas. Algunas curvas tienen nieve y los arcenes están totalmente nevados. Así que la bajada la hacemos con más prudencia. Rafa anticipa mucho algunas frenadas que tenemos apuntadas como “patina”. Y en las dos horquillas tiramos de freno de mano, muy suave (menos mal) porque el coche se pega unas espantadas de infarto. Y llegamos al final con un tiempo de 11:00:8, mejor tiempo de los autonómicos y que nos sitúa en el puesto 25 scratch justo por detrás del piloto gallego Adrian Díaz con el Fiesta R2.

Volvemos al Jarama donde tenemos asistencia. Después de ver cómo estaba la carretera de Navafría y considerando que el frío va en aumento, decidimos montar neumáticos mixtos.

Nos dirigimos otra vez a Navafría y a falta de unos kilómetros paramos para hacer tiempo. Se acercan unos chavales y nos dicen que han anulado el tramo. Vaya!!! Le teníamos ganas a este Navafría!!!

Según nos acercamos al tramo vemos marabuntas de gente que salen del mismo y coches de carreras que vuelven en sentido contrario. ¡Qué raro!, porque si el tramo se suspende los coches pasan por el tramo neutralizados, pero no dan la vuelta. La respuesta la obtiene Carlos mirando el road book y viendo que en caso de neutralizarse ese tramo, la vía de escape más rápida es dar la vuelta y volver al Jarama por el mismo sitio. Así, que nos damos la vuelta. El motivo de la neutralización fue el exceso de público, coches mal aparcados y gente tirando nieve a la carretera y a los coches que pasaban. ¡Una pena!!!

Después de esta 1ª sección estamos liderando el Trofeo Autonómico y estamos situados el puesto 22 de la general por delante de Ballesteros-Fernández con el Twingo R2, Díaz-Díaz con el Fiesta R2 y Marta Suria- Mario González con el otro Fiesta R2. Es decir, de momento lideramos nuestra clase.

En la clasificación general, lidera la prueba el recién proclamado Campeón del Mundo del Junior WRC, Xevi Pons con el Fiesta S2000, seguido de Hevia-Iglesias con el Skoda S2000 y de los hermanos Burgo con Mitsu.

Por delante tenemos a Toño Sainz con el Porsche a 9 seg. Estamos también por delante de Pepe Mabán-Iñaki Páez lo que puede ser importante de cara al campeonato.

A todo esto, nos vamos a dormir a las tantas.

Y tempranísimo volvemos a estar en el Jarama preparados para la 2ª sección. Nuestro amigo Víctor, del foro CTR, y el grupeto de David nos informan de la situación de Canencia: está deslizante pero sin hielo. Decidimos poner “ceros” (blandas) en las cuatro ruedas.


La difícil derecha 5 + o de Canencia, levantando pata.

Y nos vamos para Miraflores. Según estamos llegando al tramo, los interfonos empiezan a fallar. ¡No nos lo podemos creer!!! Nos está pasando lo mismo que en el Rallye Sierra de Guadarrama de 2008. ¡Será posible!!! Tanta preparación y resulta que no hemos cambiado las pilas de los interfonos, ¡Manda Güevos!!!!!!

Total que vamos a utilizar el mismo sistema de signos que usamos aquella vez. Salimos al tramo y vamos bien. Justo cuando coronamos nos encontramos al Panda que nos deja pasar sin problemas. La bajada parece que está bien; el coche agarra en las curvas y frenadas. Arriesgamos un poquito más. Llegamos a las horquillas y hacemos unas cruzaditas bonitas. En la parte de abajo, está especialmente peligrosa las curvas de los dos puentes; las negociamos con cuidado y llegamos a meta con un tiempo de 8:06:5 ganando una vez más el Trofeo Autonómico y haciendo un 22 scratch.


En uno de los peligrosos puentes de Canencia -ojo a las marcas en el suelo directas a la cuneta- (cortesía AlexiO)

El siguiente tramo es Morcuera. Camino de este tramo, y después de intentarlo en varias gasolineras, conseguimos comprar unas pilas en una ferretería, así que ya nos escuchamos. En el control de salida el comisario nos avisa de que los últimos kilómetros están muy deslizantes…

Este año Morcuera empieza mucho más abajo que tradicionalmente y hay una recta de 700 m. A mitad de esta recta nuestro coche ya iba en corte de encendido, es decir a unos 185 km/h. ¡Una locura!!!

La primera parte del tramo está bien, no patina, salvo en las paellas de izquierdas. Ya algo más arriba notamos que el coche desliza mucho, por lo que tomamos más precauciones, especialmente en las frenadas, pero dejamos que derrape en las salidas de las curvas. Nos encontramos a Sainz- Mtnez-Cattaneo que han abandonado con el Porsche. Acabamos con un tiempo de 7:31:8 lo que nos sitúa 21 de la general a 5 seg. de Ángela Vilariño con el Subaru (4x4).

Tras la 2ª sección seguimos líderes del Trofeo Autonómico y ocupamos la 20ª plaza de la general. Tenemos a Vilariño-Sarasua a 45 seg. por delante. Por detrás están San Segundo-Navas a 7 seg. y Adrian Díaz con el Fiesta R2 a 25 seg. Así que lideramos también nuestra clase.

En la general, ha tomado el liderato Alberto Monarri, que está dando un recital en los tramos madrileños, que él tan bien conoce. Le sigue muy de cerca Pedro Burgo y en tercera posición está Pons.

La siguiente sección está formada de nuevo por los tramos de Canencia y Morcuera. Seguimos calzados con “ceros”.

En esta ocasión en Canencia sí nos escuchamos, lo que hace que mejoremos 10 segundos nuestro registro anterior, consiguiendo otra vez el 22 scratch. Nos han ganado Diaz-Díaz, por 5 seg. En este tramo abandona Pepe Marbán, por lo que no va a puntuar para el campeonato.


Tirando de freno de mano en las paellas de Canencia.

Morcuera sigue estando muy peligroso pero nos tiramos, mejorando 3 seg el tiempo anterior lo que nos sitúa 21 scratch.

Tras la 3ª sección seguimos liderando el Autonómico y la clase y estamos 20 de la general. En la cabeza del rallye Pons ha tenido que abandonar por rotura de palier y Monarri sigue liderando la prueba, en cerrada lucha con los hermanos Burgo. Senra-Vázquez son terceros y un Hevia muy prudente es cuarto.

La última sección del rallye consiste en dos pasadas al Jarama y el Atazar.

Ponemos “veintes” delante ya que aunque son un poco duras para El Atazar consideramos que vamos a poder calentarlas bien y así no se degradan demasiado en los dos Jaramas.


En el Jarama. (La foto se la hemos rapiñado a David Herranz).

Hacemos el primer Jarama muy bien; no nos encontramos tráfico por lo que vamos a nuestro aire. Madre mía qué valor hay que tener para entrar en Ascari (la ciega antes de la hípica) en 6ª a fondo para luego frenar en apoyo. Bajamos el tiempo de la pasada anterior en 12 seg. y nos situamos el 21 de la general.

Camino de El Atazar paramos en una gasolinera a poner aire a las ruedas y salimos al tramo con las gomas bien calentitas. Después de coronar, hacer a tope la recta y las dos siguientes curvas, en la derecha 5 que viene después vemos un golpe contra el guarda rail con restos de coche por todos lados. Seguimos y al final del tramo vemos el Subaru de Monarri con un fuerte golpe. ¡Qué pena nos da!!!!!


El Atazar se hace a toda leche...

Nosotros hemos hecho 5:50 lo que nos sitúa 21 de la general. El último tramo del rallye es el circuito del Jarama de nuevo. No tenemos que luchar contra nadie porque llevamos cierta ventaja así que lo hacemos tranquilos, disfrutando y aunque empeoramos nuestro registro de la 2º pasada, conseguimos meternos el 22 de la general.

Y con esto llegamos al final de la prueba que acaba en el Estadio Bernabéu.

Hemos conseguido el puesto 19 de la general, hemos ganado nuestra clase y hemos ganado el Trofeo Autonómico. No se puede pedir más.

Muchas gracias a nuestras familias, a todos nuestros amigos y a los aficionados. Nos vemos el año que viene.

Volver

Para contactar con nosotros haz click aquí.